Crimen e investigación

El Vaquilla: vida y obra de un mito de la delincuencia

Juan Jos√© Moreno Cuenca, alias el Vaquilla, fue elevado a la categor√≠a de mito en los a√Īos 80 y su halo de leyenda sigue brillando hasta hoy.

Paradójicamente, el lado oscuro de su vida le abrió las puertas de la fama, otorgándole una oportunidad de oro para la reinserción que no fue capaz de aprovechar.

El Vaquilla aparec√≠a con frecuencia en reportajes de prensa, canciones, libros y pel√≠culas que narraban sus peripecias al volante, sus robos, sus fugas‚Ķ y su adicci√≥n a la hero√≠na, que acabar√≠a cost√°ndole la vida en diciembre del 2003, a los 42 a√Īos de edad.

La infancia del Vaquilla: de Torre Baró al barrio de La Mina

Moreno Cuenca nace el 19 de noviembre de 1961 en el poblado barcelonés de Torre Baró. Su madre, Rosa Cuenca, quedó embarazada de él durante una boda en la que tuvo una aventura con un cantaor gitano al que nunca volvió a ver.

Pero durante el embarazo Rosa comienza una relación con otro hombre, Antonio Moreno, que reconoce a Juan José como hijo suyo y le da sus apellidos.

Con 9 a√Īos, el Vaquilla es acogido por su t√≠o Jos√©. Rosa Cuenca hab√≠a ingresado en prisi√≥n y Antonio Moreno falleci√≥ tiempo atr√°s de un ataque al coraz√≥n mientras hu√≠a de la polic√≠a tras un robo.

Su t√≠o obligar√° a Juan Jos√© a cometer hurtos y robos para cubrir su manutenci√≥n, adem√°s de ense√Īarle a conducir a pesar de que, por su corta edad, ni siquiera llegaba a los pedales del coche y deb√≠a atarse unos ladrillos a los pies para ponerse al volante.

Con 10 a√Īos el Vaquilla decide vivir con sus 3 hermanos varones por parte de madre, los Ugal Cuenca. Con ellos se instala en el Campo de la Bota, hasta que las chabolas de ese poblado son derruidas y se reubica a sus habitantes en el barrio de La Mina.

El Vaquilla, en su m√°s tierna infancia

La actividad delictiva de Juan José será ya incesante, especializándose en conducir vehículos robados desde los que, juntos con distintos compinches, realiza tirones de bolsos y protagoniza espectaculares huidas de la policía.

Es en uno de estos golpes, cuando el Vaquilla s√≥lo tiene 12 a√Īos, donde se produce la √ļnica mancha de sangre en su ficha. Una mujer, tras sufrir el tir√≥n de su bolso, muri√≥ al caer al suelo y ser atropellada por el coche que conduc√≠a Juan Jos√©.

Los hermanos del Vaquilla: los Ugal Cuenca

La madre de Juan José, Rosa Cuenca, tuvo un total de 8 hijos contando al Vaquilla.

De su primer matrimonio con Miguel Ugal, fallecido en un tiroteo con la Guardia Civil, nacieron Juli√°n, Antonio, Miguel e Isabel (Ugal Cuenca).

De su segunda relación, con Antonio Moreno, nacieron el propio Juan José, Carmen, Antonia y Gloria (Moreno Cuenca), aunque como vimos antes, Juan José no era hijo natural de Antonio.

De toda la prole, los que tuvieron m√°s influencia en el devenir del Vaquilla fueron, sin duda, sus hermanos varones, los Ugal Cuenca.

Los tres, habituales de las comisar√≠as y prisiones catalanas de la √©poca, fueron un nefasto ejemplo para su hermano peque√Īo. Adem√°s, todos ellos tuvieron un prematuro y tr√°gico final.

Juli√°n, Antonet y Miguel Ugal Cuenca

Miguel Ugal Cuenca, alias el Carica, muri√≥ en 1985 a los 25 a√Īos de edad cuando el veh√≠culo robado en el que escapaba de la Guardia Urbana (un Ford Fiesta propiedad de la mujer de Asensi, jugador del F.C. Barcelona) se estrell√≥ contra otro veh√≠culo.

Juli√°n Ugal Cuenca muri√≥ en 1986, a los 33 a√Īos de edad, cuando cay√≥ al vac√≠o al tratar de huir del hospital en el que se encontraba ingresado bajo custodia policial, descolg√°ndose por una ventana situada en la sexta planta.

Antonio Ugal Cuenca, alias el Tonet, muri√≥ en 1994 a los 36 a√Īos de edad tras un enfrentamiento armado con la Polic√≠a Municipal de Gerona despu√©s de cometer un atraco en una sucursal bancaria en Llagostera.

¬ŅPor qu√© le llamaban el Vaquilla?

El alias con el que Juan Jos√© ha pasado a la historia se explica desde diversas fuentes haciendo referencia a su car√°cter inquieto e impetuoso, diciendo de √©l que, cuando ten√≠a alg√ļn problema, embest√≠a ‚Äúcomo una vaquilla‚ÄĚ y se llevaba todo por delante.

Sin embargo, parece que esta explicaci√≥n es incorrecta y edulcorada. Son sus m√°s allegados los que apuntan a un origen del apodo mucho m√°s basto y escatol√≥gico, atribuyendo la autor√≠a a un t√≠o suyo que, al ver una de sus deposiciones cuando era un beb√©, exclam√≥ que aquello ‚Äúparec√≠a de una vaquilla‚ÄĚ.

El Vaquilla y su influencia en el cine quinqui

A finales de los 70 comienzan a rodarse en Espa√Īa una serie de pel√≠culas cuyo hilo argumental se basaba en las peripecias y vivencias de delincuentes juveniles.

Eran films muy transgresores para la época, con gran carga de sexo, drogas y violencia en pantalla y con la particularidad de que los actores eran, generalmente, verdaderos delincuentes buscados ex profeso en las calles para la ocasión.

Este tipo de pel√≠culas fueron agrupadas bajo la denominaci√≥n de ‚Äúcine quinqui‚ÄĚ, asoci√°ndose el g√©nero principalmente a dos directores: Jos√© Antonio de la Loma y Eloy de la Iglesia.

Ser√° de la Loma quien ponga sus ojos en el Vaquilla. De las vivencias que Juan Jos√© cuenta al director surge el gui√≥n de ‚ÄúPerros callejeros‚ÄĚ, que se estrena a finales de 1977 y que iba a estar protagonizada por el propio Vaquilla.

Pero en el momento del rodaje Moreno Cuenca hab√≠a ingresado una vez m√°s en prisi√≥n y su papel ante las c√°maras lo asumi√≥ uno de sus compinches: √Āngel Fern√°ndez Franco, el Torete.

El Vaquilla y el Torete

Es en el barrio de La Mina donde el Vaquilla conoce a √Āngel Fern√°ndez Franco que, por aquel entonces, era conocido como el Trompetilla. Ambos congenian bien y se asocian en distintas ocasiones para cometer robos juntos.

Cuando Juan Jos√© no puede interpretarse a s√≠ mismo en ‚ÄúPerros Callejeros‚ÄĚ, de la Loma elige al Trompetilla para que protagonice el film.

Desde entonces √Āngel Fern√°ndez Franco ser√° conocido por el gran p√ļblico como el Torete, nombre con el que de la Loma rebautiz√≥ al personaje de la pel√≠cula en un gui√Īo de complicidad hacia el Vaquilla.

√Āngel Fdez. Franco, el Torete, sosteniendo una foto del Vaquilla

El Torete cuaja entre el p√ļblico y despu√©s de ‚ÄúPerros Callejeros‚ÄĚ aparecer√≠a en otras cintas similares. Pero como la mayor√≠a de actores/delincuentes del cine quinqui, no abandon√≥ su faceta de bandido ni su adicci√≥n a la hero√≠na.

Al igual que Jos√© Luis Manzano, Jos√© Antonio Valdelomar o el Pirri, entre otros, el Torete muri√≥ (en 1991) siendo a√ļn muy joven, a los 31 a√Īos de edad, por enfermedades derivadas del consumo de drogas.

Yo, el Vaquilla

A pesar de que el cine quinqui parece estar irremediablemente asociado a la imagen de Moreno Cuenca, √©ste s√≥lo apareci√≥ de forma directa en ‚ÄúYo, el Vaquilla‚ÄĚ, estrenada en 1985 y basada en el libro del mismo nombre en el que Juan Jos√© relataba su infancia hasta los 14 a√Īos.

La pel√≠cula conten√≠a intervenciones del propio Juan Jos√© grabadas en el interior de la c√°rcel. En ellas introduc√≠a los distintos bloques que recreaban sus primeros a√Īos de vida.

En esas escenas se podía ver al Vaquilla excesivamente forzado y evidenciando sus carencias interpretativas. Un Juan José totalmente opuesto al que podía verse en entrevistas y reportajes, donde se mostraba natural y de verbo fluido.

Este film fue presentado ante los medios en el penal de Oca√Īa con un concierto de ‚ÄúLos Chichos‚ÄĚ, que tambi√©n hab√≠an escrito un tema dedicado al propio Vaquilla.

Las fugas y motines m√°s relevantes del Vaquilla (porque hubo m√°s)

Siendo a√ļn un ni√Īo el Vaquilla se fugaba de los reformatorios con la misma facilidad con la que entraba, comenzando ah√≠ su fama de escapista en el mundo lumpen.

Como adulto, Juan José participa en varios motines, siendo el más espectacular de ellos el que se produce en 1984 en la Modelo de Barcelona.

Varios funcionarios fueron retenidos a punta de pincho carcelario y el Vaquilla se erige como portavoz de los presos, que denuncian torturas y tratos vejatorios.

Para liberar a los rehenes los amotinados exigieron heroína y que el Vaquilla fuese entrevistado por la prensa para exponer sus reivindicaciones. La situación fue tan tensa que las autoridades concedieron estas peticiones.

Fue así como varios periodistas entraron en la quinta galería de la prisión. Sus micrófonos y cámaras fueron testigos de cómo el Vaquilla y otros presos se inyectaban con la misma jeringuilla, liberaban a los funcionarios y daban por finalizado el motín.

Tras este episodio Juan Jos√© es trasladado a la prisi√≥n de L√©rida II, de donde se fuga a finales del mismo a√Īo 84 en compa√Ī√≠a de otros reclusos. Con unos punzones reducen a varios funcionarios, a los que les quitan sus uniformes, logrando pasar los controles de seguridad y escapar.

Pero la libertad apenas les dura un día a los fugados. La policía les localiza en Barcelona y después de una persecución y un tiroteo (en el que el Vaquilla resulta herido leve de bala) son detenidos. Todo ello, de nuevo, delante de las oportunas cámaras de la televisión, en esta ocasión, de TV3.

El matrimonio del Vaquilla con Isabel Faya

A principios de los a√Īos 90, Juan Jos√© conoce a Isabel Faya, una mujer que nada tiene que ver con el entorno carcelario ni delincuencial y con la que acabar√° contrayendo matrimonio en septiembre de 1994 en un juzgado de Gerona.

Isabel comienza una campa√Īa para que su marido sea indultado. El Vaquilla se modera en estos a√Īos, en los que mantiene un trato cordial con los funcionarios de prisiones, escapa de cualquier conflicto e incluso comienza a estudiar.

Esto le genera gran animadversi√≥n por parte del resto de compa√Īeros de prisi√≥n, que le tildan de vendido y chivato, apod√°ndole ir√≥nicamente ‚Äúel Boquilla‚ÄĚ.

En enero de 1996 obtiene el tercer grado en r√©gimen abierto, pero apenas un mes despu√©s roba un coche bajo los efectos de las drogas y en compa√Ī√≠a de otra mujer, lo que precipita el fin de su matrimonio con Isabel.

Imagen del Vaquilla junto a su mujer, Isabel Faya

La muerte del Vaquilla

La llama del Vaquilla se apagó definitivamente el 19 de diciembre de 2003. Juan José Moreno Cuenca moría en un hospital de Badalona a causa de una cirrosis hepática agravada por el sida.

Apenas unos días antes, el que fuera mítico delincuente e icono de esa generación perdida por la heroína, había sido excarcelado debido a su maltrecho estado de salud.

De este modo el Vaquilla pudo cumplir su √ļltima voluntad: morir en libertad tras pasar casi toda su vida entre rejas.

Y t√ļ, ¬Ņqu√© opinas?

Si quieres dar tu opini√≥n o hacer alg√ļn aporte sobre las cuestiones que trata esta entrada, te leo en el apartado de comentarios y te invito a que compartas el art√≠culo. ¬°Gracias! ūüôā

Javier del Molino

Crec√≠ en el barrio de Pizarrales (Salamanca), lugar de nacimiento de un famoso delincuente: ¬ęel Lute¬Ľ. Pero yo eleg√≠ el otro bando. Por eso hoy escribo sin pretensiones de fama ni fortuna, pero con conocimiento de causa, sobre el bien y el mal, sobre polic√≠as y ladrones, sobre criminolog√≠a y criminales‚Ķ

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba