Seguridad personal

Por qué muchos teléfonos móviles robados acaban en Marruecos

Cada vez son más las personas que pasan por una experiencia similar. Primero sufren el robo de su teléfono móvil (por métodos diversos) y, días después y gracias a la geolocalización, descubren que su querido terminal de última generación y precio desorbitado ha cruzado la frontera hasta Marruecos (para quedarse).

Desde luego, no será porque en España no haya personas dispuestas a comprar a los ladrones teléfonos de alta gama por un precio mucho más bajo que el de mercado (mucho ojo con las gangas porque podrías incurrir en un delito de receptación).

Sin embargo, las redes sociales se llenan con publicaciones de víctimas indignadas porque, como demuestran con sus capturas de pantalla, los que hasta hace pocos días eran sus teléfonos se ubican impunemente por las calles de Tánger, Casablanca o Tetuán.

Cabe preguntarse entonces el por qué de esta circunstancia tan particular. ¿Qué tiene Marruecos (o qué no tiene) para que se produzca esta situación de forma tan recurrente?

El IMEI y Device Check

En el artículo «Qué hacer si me roban el teléfono móvil» tienes un completo listado de los pasos que puedes y debes dar en el caso de pasar por ese desagradable trance.

Una de ellos consiste en solicitar a nuestra compañía el bloqueo del equipo robado (aportando el número de IMEI) para imposibilitar que ese terminal realice o reciba llamadas, sms ni conexiones de datos. El aparato sería poco menos que un objeto decorativo.

Tal gestión es posible gracias a Device Check, una herramienta implementada por la Asociación Mundial de Operadores Móviles. Tienes más información sobre ello en otro artículo del blog: «Qué es el IMEI de un teléfono y por qué es importante conocerlo si me roban el móvil»

Pero… aunque la promotora de Device Check tenga la palabra «mundial» en su nomenclatura, a día de hoy sólo 44 países están adheridos a ella. Por lo tanto, un IMEI bloqueado en Device Check puede usarse sin restricción alguna en cualquiera de los países que NO colaboran con esta iniciativa.

Como ya habrás imaginado, Marruecos es uno de esos países no colaboradores y, por ello, los teléfonos robados en España, aunque sean bloqueados, pueden utilizarse con la plenitud de sus funciones en la red telefónica del país vecino.

Países en los que SI funciona el bloqueo de un teléfono a través del IMEI
En gris, los países en los que NO funciona el bloqueo de un teléfono a través del IMEI

Otros factores que también contribuyen

Precisamente, esa vecindad con Marruecos también es una circunstancia que favorece que este país sea el destino final de muchos de los móviles que se roban en España.

El tránsito de personas y mercancías en las fronteras es elevado de por sí. Pero, además, son frecuentes las grandes aglomeraciones de viajeros que embarcan en el ferry transfronterizo con vehículos atestados de objetos y enseres. Todo ello, como es lógico, dificulta el control de estas cargas.

Vehículos esperando para embarcar en un ferry con destino a Marruecos
Vehículos esperando para embarcar en un ferry con destino a Marruecos

También contribuyen a la proliferación de ese mercado negro algunas costumbres sociales, como el arraigo en la cultura marroquí de los zocos. Estos bazares o mercados tradicionales, en los que puede comprarse y venderse prácticamente de todo, forman parte del paisaje habitual del país.

En ellos ahora también tienen cabida los puestos que ofrecen teléfonos móviles en sus expositores y que, en sus trastiendas, reservan productos de alta gama y procedencia dudosa para quien sepa hacer las preguntas adecuadas y ganarse la confianza del vendedor.

Buscando mi teléfono en Marruecos

Hace unos años, el periodista Adrián López convirtió el robo de su teléfono en Madrid en un reportaje para El Confidencial.

Siguiendo las ubicaciones que recibía del terminal viajó hasta distintas ciudades de Marruecos para tratar de recuperarlo y, de este modo, evidenció el ingente negocio que se genera en el país con la venta de teléfonos móviles a pie de calle.

Y tú, ¿qué opinas?

Si quieres dar tu opinión o hacer algún aporte sobre las cuestiones que trata esta entrada, te leo en el apartado de comentarios y te invito a que compartas el artículo. ¡Gracias! 🙂

Javier del Molino

Crecí en el barrio de Pizarrales (Salamanca), lugar de nacimiento de un famoso delincuente: «el Lute». Pero yo elegí el otro bando. Por eso hoy escribo sin pretensiones de fama ni fortuna, pero con conocimiento de causa, sobre el bien y el mal, sobre policías y ladrones, sobre criminología y criminales…

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba